Lesiones Personales: Generalidades

Nuestros abogados quieren que usted reciba la compensación que merece por sus lesiones provocadas por la negligencia de un tercero. Contáctenos o llámenos al (305) 530-0000 o gratuitamente al 800-239-6682, para que un abogado con experiencia lo asesore.

Los juicios de lesiones personales son presentados por personas que han sido lesionadas por la negligencia de otros. La lesión puede ser física o emocional, y puede derivarse de una variedad de motivos o tipos de conducta. Algunos de los tipos más comunes de lesiones personales que dan lugar a responsabilidad legal incluyen resbalones y caídas, accidentes automovilísticos, asalto y golpes, negligencia médica, y lesiones por productos defectuosos.

La meta general de una acción por lesiones personales está determinada por quién es responsable y por la obligación de compensar a la persona afectada por las perdidas sostenidas. Si usted o alguien que usted conoce ha sido lesionado por las acciones descuidadas de otros, es esencial que busque la ayuda legal de un profesional con experiencia en juicios por lesiones, de manera que usted pueda mantener sus derechos.

Daños por Lesiones Personales

Los abogados de lesiones personales pueden ayudar a asegurar que sus clientes reciban la máxima cantidad por daños que es legalmente posible obtener. Algunos de los tipos de daños que pueden ser legalmente compensados incluyen: perdidas de salarios futuros y pasados, gastos médicos futuros y pasados, daños por dolor y sufrimiento emocional, y daños por desfiguramiento. Algunas veces, un familiar cercano de la persona lesionada, tal como el esposo o esposa, también pueden obtener compensación por daños. Esta compensación generalmente se conoce como perdida por daños de consorcio y está destinada a compensar a los seres queridos por perdida de los servicios y compañía de la persona lesionada.

Otros tipos de daños también pueden ser compensados según sean las leyes del estado donde se presenta el juicio y según sean los hechos del caso en particular, pueden incluir daños hedónicos, los cuales se refieren a la pérdida del acusador para disfrutar las actividades que eran de valor pero que ahora no puede realizar como resultado de las lesiones recibidas. Un ejemplo podría ser la inhabilidad de la persona lesionada para continuar jugando béisbol en una liga de recreación que era una parte importante de su vida. Además, los daños punitivos otorgados si es que la conducta del acusado fue particularmente atroz y la corte y el jurado determinan que el acusado debe pagar una cantidad más allá de los daños actuales causados al demandante.

Tales compensaciones pueden también servir para evitar que otros se dediquen a una conducta similar.

"Causa Legal" de Lesiones Personales

No todos los demandantes pueden recuperar legalmente la perdida que sufrieron por las lesiones causadas. Además de las lesiones, el demandante debe establecer, con evidencia creíble y correspondiente, que el acusado es legalmente responsable por sus lesiones. El demandante debe presentar prueba de causa tanto en términos de causas reales y de causa legal próxima. La causa real es determinada por causas y efectos reales. Si la causa legal se establece va a depender de los hechos y circunstancias.

En algunas acciones de lesiones personales, la causa legal puede establecerse si el acusado tuvo una conducta intencional. Esto significa que la persona hirió al otro intencionalmente o a propósito, o sabía que su conducta produciría la posibilidad sustancial de que hubiese lesiones.

Otras acciones de lesiones personales están basadas en un concepto más liberal de culpa llamada negligencia. Bajo la teoría de negligencia, un acusado puede ser responsabilizado por los resultados de una acción, o no acción, cuando cualquiera otra persona en la misma situación podría haber calculado que su conducta podría producir riesgos irrazonables de daño a otros. Aun más, otros tipos de acciones de lesiones personales están basados en responsabilidad estricta, la cual es un sistema de no-culpa bajo el cual se puede establecer responsabilidad sin considerar la culpa de las partes involucradas, incluyendo el demandante.

Responsabilidad estricta puede ser aplicada en los casos de responsabilidad de productos, tales como los que suceden cuando el fabricante o el vendedor de un producto defectuoso lo pone en el mercado y los usuarios resultan lesionados.

Puede encontrarse al acusado responsable por acciones tomadas, o por acciones no tomadas. Un conductor que no para en una luz roja y golpea otro vehículo y hiere al otro conductor o sus pasajeros, es responsable basado en sus acto de negligencia. Un dueño de propiedad que no limpia el hielo y la nieve frente a su lugar de negocio público puede ser responsable por sus acciones si un cliente se cae y se rompe la pierna cuando trata de entrar al negocio.

Defensas por Lesiones Personales

En algunas situaciones, la conducta del acusado, aunque es cuestionable, puede no llegar al nivel de culpabilidad que le da al acusador el derecho de compensación por lesiones. Si por ejemplo, un acusador con conocimiento y voluntariamente escoge enfrentar un peligro conocido, entonces la ley provee que él o ella ha asumido el riesgo de lesionarse y por lo tanto el acusado puede no ser responsable. En el caso en el cual el acusado participa en un juego amistoso de fútbol y otro jugador le fractura el brazo. En un caso así, el acusador puede que no recupere por sus lesiones porque él sabía que había riesgos asociados con el juego y voluntariamente decidió enfrentarlos.

Las posibles defensas de reclamos de lesiones personales pueden ser las siguientes:

  • Estatutos de limitaciones que las leyes imponen determinando los periodos de tiempo durante los cuales se pueden iniciar los juicios;
  • Inmunidad soberana que provee que ciertos oficiales gubernamentales estén inmunes de responsabilidad civil por sus conductas, ya que si están constantemente sujetos a un litigio por cada uno de sus actos puede que no puedan cumplir con sus obligaciones;
  • Mal uso intencional de un producto en un caso de responsabilidad de productos;
  • Negligencia contributaria o comparativa en la cual la propia conducta del acusador causo o contribuyo a sus propias lesiones.

Un abogado de casos de lesiones personales puede explicar estas y otras defensas y determinar si aplican a su caso en particular.

Conclusión

Los casos de lesiones personales casi siempre requieren que un abogado examine los hechos y circunstancias y determine si el acusado es legalmente responsable por los daños del demandante. La experiencia y conocimiento de los abogados de casos de lesiones personales le ayudaran a determinar si usted tiene un caso justo, que tan pronto debe iniciar los reclamos para mantener sus derechos, cuáles pueden ser sus daños, y si tiene derecho a algún tipo de beneficios financieros. En la mayoría de los casos usted no debe honorarios legales a menos de que el acusado pague por las lesiones.